Sobre mi

Siento que estoy llevando a cabo mi don en esta vida aportando mis conocimientos al servicio de las personas que se me acercan y por ello me siento muy agradecida.

En mis orígenes se encuentra una familia religiosa con una fuerte creencia ortodoxa donde se contemplaba el cielo y el infierno. Ya de muy temprana edad he sentido que tenía que haber algo más. Una delicada sensibilidad espiritual me hacía diferente de mi entorno y en mi interior algo me llamaba a buscar otra fuente. A partir de ahí empieza mi búsqueda espiritual.

A los 25 años se fueron abriendo nuevos caminos para mí a través de personas que aparecían en mi vida y cada uno de ellos contribuía a enriquecer mi curiosidad y es en ese momento cuando voy descubriendo mis propias herramientas para encaminar lo que hoy en día es mi terapia con el péndulo hebreo.

Mi vocación se ha visto realitzada gracias a la técnica del péndulo hebreo que me lleva cada día a seguir descubriendo este mundo tan maravilloso como és el mundo espirirual.

Un agradecimiento muy especial para M. Àngels Baraldès, Cari Oliva i Alejandra Mitnik  que me ayudaron a encontrar mi camino.